Reencontres

Si la actualidad hace un repaso de sus antecedentes, el título revisado podría ser, es, Rencontres. Pero Rencontres crea la codificación necesaria que da la aplicación de un zoom sobre las vísceras, dejando libre la contemplación de la superficie. En 1994, después de una prolongada revisión, con la carga de ansiedad que el tiempo-espacio había agrupado, a través de unos años vividos de manera demasiado rápida — huida hacia el futuro —, surgieron los inevitables gomazos que el filtro del subconsciente había creado en la memoria: Rencontres, un salto hacia adelante, tremendamente necesario, con las interferencias de lo que ya es inamovible.